Saltar al contenido →

Categoría: #1minuto

Dique

Encontré las baldosas de agua, encargué los cuadros de sal, le compré las sandalias de espuma y hasta traje músicos del norte que escriben en papel la música que le dejo en mensajes y la convierten en olas. Me ilusiona pensar que el dique construido en su honor junto a mi cabaña, servirá para aprender a bucear en lo que usted respira

Deja un comentario

Tormentas

No he podido recuperar el sabor de los besos del martes, y eso que he rascado en las fotografías que nos hicimos nada más salir de la oscuridad de su lecho. Me dejé en su casa el abrigo de agua y tendré que pasar a buscarlo porque anuncian tormentas para el año que viene. Si le viene bien, señora, acudiré mañana cuando inaugure el desayuno frente a la ventana. La estaré mirando desde la calle.

Deja un comentario

Daltonismo

Me acuerdo tanto de las películas que no hemos ido a ver, que las voy a coleccionar por si no vuelve a mi casa. Me pasa lo mismo con esos líquidos que aún no hemos compartido y que reposan dormidos hasta que nos despertemos juntos. Me pregunta mi perro de que color aparecerá por la puerta, creo que es daltónico desde la última vez que usted vino. Yo voy a seguir escribiendo aunque haga días que no pasa por mi ventana a leerse

Deja un comentario

Madison

Nos quedaron bares sin visitar y tardó poco el taxista en llegar.
Algo para celebrar, tendremos paseos que retomar
Imágenes que enmarcar, un puente de Madison sin cruzar
Una canción sin bailar, un poema sin terminar

Deja un comentario

Espuma

Si tuviéramos el mar más cerca, haría al menos dos días que le habría compuesto una sinfonía de mareas y tres poemas de espuma. Pero con lo que tengo cerca, me llega justo para salpicarle en mi bemol el charco de la esquina y pintarle este texto como graffiti en su puerta. Lástima que me hayan visto las autoridades y tenga que esconderlo, pero usted sabrá encontrarlo.

Deja un comentario

Colores

He estado esperando a ver sus letras verdes, pero hoy ha debido ser un día gris. Sospecho que mis textos rosas le han hecho sentir de color negro. Y siento los malentendidos sobre todo si son de color almendra. No me ponga en color rojo que aún quedan tonos de amarillos como el submarino. Yo solo quería teñir en azul los momentos ámbar, y decirle que, aún con distancia, podemos pintar muchas cosas.

Deja un comentario

Fluorescente

Que pena que ya haya canciones con su nombre. Ahora que había compuesto una en colores.
No era fácil pintar las cuerdas de la guitarra, y feo pintar las teclas del piano, por eso me pinté los dedos de colores. Ahora, además de escribirle este texto, voy dejando un rastro colorido sobre el papel que emula una balada que solo podrá leerse de noche porque usé tinta fluorescente para competir con el color de sus ojos.

Deja un comentario

Sueño

No necesito su permiso para soñarla, pero le quiero advertir por si lo ha notado. Es recurrente y placentero y se está convirtiendo en una bella costumbre. Temo no despertarme si alguna noche no la sueño. No le contaré más detalles porque debe quedar entre nosotros, sobre todo porque es nuestro sueño.

Deja un comentario

Techo

Si hubiera venido anoche a mi casa, le habría invitado a ver las páginas que he creado con su inspiración, y habría visto las estrellas que pinté en mi techo formando las letras de su nombre, y habría dormido entre las sábanas qué perfumé con su recuerdo. Y hoy habría desayunado los manjares que preparé noche tras noche mientras le evocaba.
Pero me invitó a la suya, y nada de eso estaba preparado. Por eso he tenido que levantarme cuando se quedó dormida y empecé a escribir estos textos para llenar sus paredes. Luego, cuando despierte, empezaré a pintar su techo.

Deja un comentario

Marea

Cómo debe ser acompasarse a sus jadeos… Algo similar a ser ola balanceada y romper en las rocas. Un estallido de espuma oxigenada. Que ganas de ser una marea con custodia compartida en su acantilado

Deja un comentario