Saltar al contenido →

Sinfonola

Había una sinfonola en el bar que la esperaba al salir de clase. Yo extendía mis apuntes en aquella mesa de mármol, pedía una caña para mí, y una con limón por si llegaba. Ordenaba los papeles, ponía notas en los márgenes, y componía poemas sin rima en páginas en blanco. Casi nunca venía, y si lo hacía no me veía. Al final terminaba por beberme todo, recoger la mesa, pagar, y con lo que me sobraba poner como banda sonora de mi derrota la única canción que me la recordaba. Y nunca supe como se llamaba.

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en #1minuto microrrelato poemas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.