Saltar al contenido →

Confinamiento

Tendré que buscar una terraza en la que solo nos admitan a nosotros, si he de contagiarme que sea de su encanto, si he de enfermar que sea que sea de una epidemia de besos. Y brindar tan de cerca que nos detengan por romper el confinamiento. Lo de menos será lo que bebamos, porque lo habremos olvidado de tanto mirarnos.

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en #1minuto microrrelato poemas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *