Saltar al contenido →

Radio

Tengo una radio en casa que solo sintoniza emisoras en las que le dedico canciones. Y una esponja que me recuerda sus curvas cuando duerme. En la cocina hay una mancha con la forma de su tobillo que no logro borrar porque no lo intento. Y en la ventana salen de vez en cuando vahos con nuestros nombres. Yo, a las ocho, salgo a aplaudirle aunque esté lejos y los vecinos me siguen. Tengo ganas de verla aunque sea de paso.

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en #1minuto microrrelato poemas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *