Saltar al contenido →

Danzar

Confiese, señora, que ha roto corazones con su mirada. Que hasta la primavera le pide permiso para aparecer, que hay jardines que sólo usted puede contemplar. Confiese, hoy que andamos confinados, que usted es capaz de ver a través de las paredes y verme escribiendo esto mientras miro sus fotografías. Confiese que, si me dejo llevar, me enseñará lo dulce que es verla danzar.

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en #1minuto microrrelato poemas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *