Saltar al contenido →

Baldosas

Entre su casa y la mía, hay nueve librerías, seis relojerías, cinco baldosas rotas y cuatro pasos de cebra que nadie respeta. Asumo que regalarle libros es necesario, que sin la hora no sabría cuándo irla a buscar, y que es irrespetuosamente agradable bailar con usted en los pasos de cebra, pero tendremos que arreglar las baldosas porque delatan mi presencia si voy a besarla. Y se que le gustan las sorpresas casi tanto como mis besos.

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en #1minuto microrrelato poemas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *