Saltar al contenido →

Sueño

Aprovechando que duerme la ciudad, usurpo éter de los sueños para construirla despacio y recordarla deprisa. Y mis manos, más rápidas que mi mente, ya han construido un relato que se sostiene entre cimientos cimbreantes al son de sus caderas. Que triste sueño el de quien no la sueña

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 4.5 / 5. Votos: 2

No se han registrado aún votos.

Publicado en #1minuto microrrelato poemas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *