Saltar al contenido →

A lo mejor…

A lo mejor todo estaba escrito en alguna suite de Bach, y por eso mis contraseñas son ahora de plásticos de colores. Tal vez mis vecinos son imaginarios y sean ellos los que precintan mi puerta del jardín donde planto regaderas. Hasta creo que las variaciones Goldberg, marcan algo más que el compás de la línea de bajo, y que yo debería aprender a escribirle con algo más que lápiz y papel.

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en #1minuto microrrelato poemas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *