Islas

Todas las islas se merecen un relato, sobre todo las islas como usted. Y pasear por sus acantilados, y memorizarlos. 

A lo mejor se merecen hasta un náufrago que las habite, y yo navego ya sin velas porque las usé para escribirle. Necesitaría, tan solo, conjugar en pasado el verbo encallar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *