Big Bang

Sentí su mirada clavándome como un pelele. Usted lanzando dardos irisados desde sus ojos en blanco y negro, yo paralizado contra el estucado. Se percató hasta el bedel que siempre duerme.

No obtendré vehemente respuesta, lo asumo. Pero al menos no cierre su mirada salvo causa mayor.

Andamos escasos de big bangs 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *