Año nuevo

Termina el año chino del perro, y aún no hemos escuchado juntos el año del gato de ese cantante desgarbado que arrasaba en los lentos de las discotecas en las que nunca coincidimos. Yo, que empiezo siempre el año dos veces en enero, voy a dedicarle una canción en la radio, como antaño. A lo mejor así bailamos, aunque sea con el pensamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *