Sé que duerme porque yo la invento cada noche, y será de noche cuando me olvide de nombrarla porque la tendré cerca. Sé que es una nota porque la compongo. Sé que es más que una sílaba porque le escribo y me lee. Sé que a veces sueña porque yo también aprieto los puños. Sé que sonríe porque amanece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *