2019

Temblé al acercarme a usted, le dediqué lo que nunca reconoceré, le miré a los ojos, buceé aún dormido, paseé como si fuera a mi lado, le preparé tostadas, le imaginé a horas intempestivas, le guardé el albornoz por si venía, compré licores que adora, le eché de menos aún cuando estaba, poseí recuerdos del futuro compartido, anhelé que leyese como yo escribo, compuse como si supiese. Todo en un año en el que dicen que además publiqué un libro. Y dos mil diecinueve no es primo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *