Lego

He ampliado la memoria de mi teléfono para hacerle fotos mientras hablamos. Un acuerdo con el meteosat me permite observar si camina nerviosa, o si se recrea mirando en lontananza los alrededores. Estamos en fase de pruebas. El Ministerio insiste en triangular la señal y buscar cuevas horadadas y habitadas por seres que no pagan alquiler. A mí eso me preocupa, por si en alguna de esas búsquedas encuentran la mesita y las dos sillas que le estoy imprimiendo con piezas de lego con el color de sus ojos, y de las que no pienso pagar impuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *