Saltar al contenido →

Persa

Que difícil me lo pone, señora. Me he atado las manos, he puesto el teclado en persa, y hasta he apagado la pantalla. Pero sigo viéndola y mis dedos siguen queriendo adorarla. Y me prometí no hacerlo público, por eso he batido esta lucha que voy a acabar perdiendo. Llevo tres días perdiendo. Si aprende persa, le mandaré lo que me ha inspirado.

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en #1minuto microrrelato poemas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *