Espalda

Lo de recorrer su espalda, ha pasado de ser un privilegio a una necesidad. He planeado el lugar de los peajes, las zonas de descanso y las salidas de emergencia. Todo a voluntad del blues que suene. Un solo sentido para provocar atascos, una ruta para las gotas de sudor, un paisaje para un solo espectador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *