Imaginar

Yo quería haber escrito un libro con la portada en relieve, que los versos se leyesen sin abrirlo para verle leerlo, sin dejar de mirarle a los ojos. Yo, que aprendí a escribir imaginándomelos, no me imagino el placer que debe ser dejar de imaginarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *