Hipotenusa

Debe ser matemáticamente hermoso desayunar en ángulo recto con usted. Pasarle la mermelada por la hipotenusa, hacer que el humo del café sea tangente a su pelo aún revuelto. Alargar hasta el infinito las vueltas de la cucharilla, y elevar al cuadrado los roces por debajo de la mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *