Marxismo

Hay tormentas que aún no han caído en su espalda, y rayos que aún no han horadado mis propósitos de año nuevo. Asumo que alguien frotó la lámpara mágica en mi nombre, pero mi marxismo inusual predica con hechos a la luz de sus ojos. Y mientras haya claridad soñaré con ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *