Porta gayola

Desde que estuvo aquella noche, he pintado manuales de cómo mirarle sin defensas, a porta gayola, para reptar despacio por sus ojos y descubrir cómo respiran aunque pierda de camino el aliento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *