Bufanda

No me gustan estos días en los que el frío se acomoda tan rápido, porque aún no terminé de tejerle la bufanda de los epítetos cariñosos. Ando buscando la lana que le acaricie y proteja el cuello, y el punto de cruz que no se apelmace con la niebla de los versos aún por publicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *