Dique

Encontré las baldosas de agua, encargué los cuadros de sal, le compré las sandalias de espuma y hasta traje músicos del norte que escriben en papel la música que le dejo en mensajes y la convierten en olas. Me ilusiona pensar que el dique construido en su honor junto a mi cabaña, servirá para aprender a bucear en lo que usted respira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *