Saltar al contenido →

Tormentas

No he podido recuperar el sabor de los besos del martes, y eso que he rascado en las fotografías que nos hicimos nada más salir de la oscuridad de su lecho. Me dejé en su casa el abrigo de agua y tendré que pasar a buscarlo porque anuncian tormentas para el año que viene. Si le viene bien, señora, acudiré mañana cuando inaugure el desayuno frente a la ventana. La estaré mirando desde la calle.

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en #1minuto microrrelato poemas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *