Sueño

No necesito su permiso para soñarla, pero le quiero advertir por si lo ha notado. Es recurrente y placentero y se está convirtiendo en una bella costumbre. Temo no despertarme si alguna noche no la sueño. No le contaré más detalles porque debe quedar entre nosotros, sobre todo porque es nuestro sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *