Saltar al contenido →

Hoy, en un atisbo robado

Hoy, en un atisbo robado, pude recrearme en sus ojos el tiempo que tarda en pasar el meteosat sobre nuestro escondite. Y descubrí al menos doce colores que no están catalogados. Y yo que pensaba pintar mis techos, para recrearme, en el tono de sus pupilas, ando aquí discutiendo con pintores que me piden conocerla. Pero claro, corro el riesgo de que ellos también se pierdan y en el mejor de los casos no vuelvan por aquí. Yo le propondría, señora, un escarceo sin ánimo de lucro, en una terraza con muchas cervezas. Se que con el ámbar de las botellas irradian más sus miradas, y tengo tantas ganas de perderme..

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en microrrelato poemas Relato

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *