Saltar al contenido →

Escultura

Debió ser escultura en algún momento. De mármol, admirable, bellas y suaves curvas, y algún mago deseoso de ver el color de sus ojos, probablemente a cambio de su vida, los convirtió en realidad para mi goce.

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en microrrelato Relato

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *