Saltar al contenido →

Algo maravilloso está a punto de suceder, señora

Algo maravilloso está a punto de suceder, señora. ¿Recuerda los textos que le escribí? Pues voy a hacerlos realidad.  Empezaré por el vals que no bailamos, y continuaré por el poema en su espalda. Luego llamaré a la primavera y juntos planificaremos su otoño, tengo mano con ella y seguro que se deja seducir. Convocaré a los músicos de la nieve y nos acercaremos a su casa para musicarle la noche que se quede en casa frunciendo recuerdos, y hasta haré que la policía del jazz vigile su ventana para que solo los violinistas puedan tocar su sinfonía preferida. Me aventuraré a predecir su película preferida antes de que la estrenen y a que solo su ángel de la guarda la llame por su nombre para no desgastarlo. Ahora puede que piense que estoy borracho pero ha de saber que hace al menos tres minutos que no pruebo alcohol. Le dejo porque han llamado a mi puerta y seguramente serán los vecinos que vienen por el aroma de este texto, aunque ojalá me equivoque y sea usted con una sonrisa y el vestido rojo de pecar.

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en microrrelato poemas Relato

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *