Saltar al contenido →

Como era de imaginar

Como era de imaginar, ayer no pude dormirme cuando usted me dio la buenas noches. Así que me puse a desordenar las cosas que tenía a mano. Mis libros están ahora siguiendo el orden de las letras de su nombre empezando por la última página. Mis discos, tirados por el suelo evocan la curva de sus labios y las fotos que tengo en la pared están todas mirando hacia donde reposa su cabeza en la almohada. Abrí la nevera para colocar los productos ordenados por el color de su vestido de la otra tarde en la terraza y hasta bajé a mezclar los buzones para que el cartero sonría cuando note que lo ha hecho un loco romántico. Ahora me sorprendo de que este texto pueda tener sentido porque entre el desorden que me ha provocado, y que no dejo de pensar en usted desde la primera letra que he escrito, podría salir cualquier cosa sin sentido.
Y todo esto, señora, porque me dio las buenas noches y no pude verla. En mi barrio están temerosos de lo que pueda llegar a hacer si lo hace mirándome y cerrándome los ojos mientras me besa. Es posible que se hayan provocado guerras por mucho menos… tendremos que poner remedio a esto por el bien de la humanidad y sobre todo del nuestro

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en microrrelato

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *