Saltar al contenido →

Ahora que llega la primavera

Ahora que llega la primavera voy a hacer mi lista de propósitos: voy a pedir que amanezca cuando salgas a la calle, que llores sólo cuando haya luna llena los martes a mediodía, que sonrías cuando la tierra esté girando, y que el sol te de en la cara aún cuando estés de espaldas. Que haya un amigo en cada esquina, que salgas de viaje cada vez que cojas el ascensor y que camines sobre baldosas amarillas que te indiquen el camino hasta ese lugar que andas buscando. Voy a pedirte una Navidad cada semana, y que tu familia te regale alegrías hasta dormida. Que te espere por las noches el sonido de tu canción preferida y que bailes aunque sea con el pensamiento, que desayunes tostadas de autoestima y café caliente recién hecho en cuanto apagues el despertador. Que haya una mano en tu bolsillo que te agarre cuando pierdas el equilibrio y una voz que diga “tu puedes” cada vez que suene tu teléfono. Pediré que te acerquen las estrellas por la noche, y las que las olas del mar rompan en tu mesa de trabajo para que las escuches, y que no haya ruidos en tu día, ni malas compañías, que lo único que te haga gritar sea el placer de vivir. Pediré, si me dejas, que te pueda esperar un día a la semana para comprobar que mis deseos se cumplen. Porque si no, no quiero más primaveras

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en microrrelato Uncategorized

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *