Saltar al contenido →

Ya tenía todo preparado para tu llegada

Ya tenía todo preparado para tu llegada. El mantel blanco sobre la mesa, las copas de vino de cristal fino, las servilletas de lino que compraste en Portugal, los platos y cubiertos de las grandes ocasiones. El asado estaba en su punto, el vino descorchado y oxigenado, las velas preparadas para ser encendidas, y la música de ambiente que tanto te gustaba. Y yo esperando en la puerta para ver llegar tu coche y abrirte.
Y se te ocurrió entrar por la parte de atrás, quitarte la ropa y esperarme en la puerta del dormitorio, sólo con aquel conjunto que me encantaba. Si no llega a ser porque el perfume de tu cuerpo era más fuerte que el que salía del horno, aún estaría esperando para darte yo la sorpresa.

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en microrrelato Uncategorized

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *