Saltar al contenido →

Y así se durmió

Se apoyó en mi brazo, recostó la cabeza sobre mi pecho y solo escuché un par de suspiros antes de notar que había caído rendida. Las flores eran una sombra oscura recortada por la luz que tenuemente entraba por la ventana. Nuestro trigésimo aniversario la había agotado. Tarta, fiesta, hijos y nietos, como ella quería. Aunque mañana no lo recordaría, como los últimos tres años.

 

Agradecería tu puntuación

Haz clic en las estrellas

Media de puntos 0 / 5. Votos: 0

No se han registrado aún votos.

Publicado en microrrelato

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.