Casualidad

No le extrañe si me precipito en su calendario. Revuelvo los lunes con salsa de fin de semana y las tortitas me salen con sabor a abrazo de madrugada. Si los jueves desfallezco, recuerdo que me descubrió a Baltasar Gracián y encargo pizzas para todos los vecinos. No creo que usted sea una casualidad, casualidad sería que estuviese leyendo esto y sonriese.

Capilla Sixtina

Me desconcierta, señora. Yo, que aprendí a oler la Capilla Sixtina sin haberla visitado y que la pinté en la cama que nunca compartiremos, estoy intentando hilar su presunto enfado y sus extrañas señales. He soñado con tenerla tan cerca, que podrían cambiar la definición de milímetro. Hoy aún no he dormido porque la siento con los ojos abiertos

Exoplaneta

Era marzo, lo recuerdo por las tres lunas llenas y porque yo vivía en una casa baja con papeles grises. Una cerilla en forma de tácito consentimiento, y todo ardió. Con pasta de lana le compuse hojas que llené a ritmo de cálidos latidos escoceses, oro líquido lo llaman. Ahora vivo en la azotea de mis miedos, coloqué sus fotos en paredes que ni sabía que existían. Y le sigo escribiendo. Voy a acabar viviendo en un exoplaneta, espero que tengan tinta y papel.

Marxismo

Hay tormentas que aún no han caído en su espalda, y rayos que aún no han horadado mis propósitos de año nuevo. Asumo que alguien frotó la lámpara mágica en mi nombre, pero mi marxismo inusual predica con hechos a la luz de sus ojos. Y mientras haya claridad soñaré con ellos.

California

La botella se va vaciando
aún no has decidido si taxi o quedarte
Joni Mitchell habla de California
oímos pasar el camión de la basura
tengo toallas para antes de desayunar
hablamos de cosas intangibles
será mejor que no siga escribiendo

Pautado

Que lástima que no pase más a menudo por estas ventanas, yo que le he compuesto versos de jazz en las cortinas que solo se ven desde dentro. La invitaría a verlos a la luz de un saxo, y a bailarlos separados por una solfea. Si algún día quiere, solo tiene que traer papel pautado, ya improvisaremos el resto

Guateque

¿Cuándo estrenamos un guateque para dos? Tengo luces que se apagan al bailar, música para dos semanas y las manos entrenadas para acercarla. Incluso soborné a los vecinos para que no molesten.
No volveremos a tener quince años, pero temblaremos.