Saltar al contenido →

BAITOTABOA Entradas

Poeta

Contraté un poeta que enroca bien las sílabas y hace aparecer diptongos en palabras con una sola vocal. Le hice una lista de sus virtudes y las conjugó en tercera persona. Ahora tengo a un poeta enamorado que no me ha terminado el trabajo y un montón de textos empezados. Él la sigue esperando en el balcón de las rimas, y yo estoy poniendo orden en mis adjetivos. El que termine primero publicará esto en su muro esperando su respuesta

Deja un comentario

Paseos

Van a empezar las obras de un nuevo paseo, lleno de horchaterías en las que dejan besarse, y de puentes que solo se pueden cruzar de la mano. Harán un concurso para elegir el nombre y he pensado que usted, que tan bien bautiza las noches que salimos, podría participar. El premio es una semana de consumo gratuito en todas sus terrazas mientras ponen la banda sonora de nuestros encuentros futuros.

Deja un comentario

Besos

Le daría besos hasta hacerla desaparecer

hasta dormirla y volverla a despertar

de perder el sentido y la noción del tiempo.

Besos de mañana, de salir a pasear

de fin de semana, de anochecer

besos de caramelo, de dulce sal

besos sonoros y de saborear la piel

de noche, de día y de volver a empezar

Deja un comentario

Confinamiento

Tendré que buscar una terraza en la que solo nos admitan a nosotros, si he de contagiarme que sea de su encanto, si he de enfermar que sea que sea de una epidemia de besos. Y brindar tan de cerca que nos detengan por romper el confinamiento. Lo de menos será lo que bebamos, porque lo habremos olvidado de tanto mirarnos.

Deja un comentario

Mareas

Si fuera una luna,

habría trepado hasta su horizonte

para prepararle una noche

de nuevas estrellas

y explicarle las constelaciones

que llevarán su nombre

cuando las encuentren.

Si fuera una luna

desearía ser mar en calma

para que agitase mis mareas

Deja un comentario

Isla

Nos imagino en una isla

rodeados de placer por todos lados

rodeado de sus brazos.

Me imagino sol en su mirada

agua cristalina esperando

rompiendo el azul abrazados

Me imagino la música de sus besos

y hasta la estoy bailando

Deja un comentario

Fantasma

Voy a pedir la vacante de fantasma nocturno en su edificio. La convocan muy de vez en cuando y ahora estoy preparado. No la pienso asustar, no se preocupe, solo pretendo vigilar su sueño y susurrarle poemas mientras duerme. Me arriesgo a que no me renueven contrato si no consigo dos sustos por semana, pero alegaré nocturnidad. Eso sí, déjeme en su mesilla una libreta y algo con lo que escribir, porque sí me inspira despierta, imagine cuando vea sus sueños

Deja un comentario

Radio

Tengo una radio en casa que solo sintoniza emisoras en las que le dedico canciones. Y una esponja que me recuerda sus curvas cuando duerme. En la cocina hay una mancha con la forma de su tobillo que no logro borrar porque no lo intento. Y en la ventana salen de vez en cuando vahos con nuestros nombres. Yo, a las ocho, salgo a aplaudirle aunque esté lejos y los vecinos me siguen. Tengo ganas de verla aunque sea de paso.

Deja un comentario

Ventanas

Te imagino pasando por tantas ventanas que no son la mía

por tantas puertas que no puedo abrir para que entres

Te imagino tantas veces que hasta parece real.

Pero lo real es que sonríes cuando me hablas, 

y lo cierto es que, salvo por la distancia, estás ahí

Y ahora me dirás que te gustó mi mensaje

y ya volverá a ser verdad que no te has alejado

Deja un comentario

Bañera

Foto de Dusktilldawn

El mago de los recuerdos me llamó para pedirme enmarcar el del día que estrenamos aquel piso que tanto te gustaba, lo quiere guardar en su distinguida galería. Aquel día estuvimos subiendo cajas y cajas por las escaleras, terminamos muy tarde, pero era verano y había luz entrando por todas las ventanas. Los dos nos queríamos bañar, llevábamos sudor acumulado por el esfuerzo de la mudanza y por habernos amado por todos los rincones antes de componer la cama. En un descuido llenaste la bañera, te desnudaste y me llamaste cuando ya eras espuma.

“Necesito escuchar tus últimos poemas”, me dijiste mientras tus piernas destilaban lujuria y tu pelo mojado componía graffitis en los baldosines. Yo abrí mi libreta por una página al azar y empecé a recitarte. Noté como te relajabas y llegó un momento en que casi te diluiste con el agua. Aproveché entonces para sacarte rodeada por una enorme toalla y depositarte lentamente sobre el colchón, te arropé y no tardé en escuchar tu respiración dormida. Fue la mejor tarde de aquel verano. Y se me olvidó comentarte que esa libreta aún no la he estrenado, está tan blanca como la porcelana de aquella bañera.

Deja un comentario